domingo, 4 de diciembre de 2011

REVISTA ART G. 2


KINELOGY
PSICOSUJETO
RIO, SEXO & PAREJAS
PERROS & GAYS
ARQUITECTURA
GRABADOS
ESTOCOLMO
CERVEZAS
CINE Y TV,...


¿Por qué queremos tanto a los animales?

Perros, gatos, roedores, aves, reptiles y muchos más se convierten en compañeros de viaje en nuestras vidas. Algunas especies han evolucionado para poder convivir con nosotros, lo cual habla no solo de la especie, sino de los humanos.
“Lo quiero como si fuera mi hijo” es una de las frases que más se repiten y también una de las que más se critican. “Me duele más que le hagan mal a un animal que a un humano” es otra de las tan controvertidas afirmaciones.
Pero la pregunta es ¿Qué hace que los queramos tanto? ¿Por qué ese perro con cara de inocente puede lograr que le dé eso que no le doy a nadie más? O al menor signo de dolor en nuestra mascota se nos puede estrujar el corazón como si nos atravesaran con una daga a nosotros mismos.
¿Será verdad lo que dicen, que los quieren más que a nadie o estarán exagerando?
¿Qué puede sucedernos para que los animales sean el repertorio de nuestros más tiernos sentimientos?
Lo cierto es que los amantes de los animales, y no son pocos, los cuidan, los miman, los sacan a pasear todos los santos días, los llevan de vacaciones y se preocupan por ellos como si realmente se tratase de un hijo. Pero también es cierto que el animal fuera de su ámbito natural necesita esos cuidados para sobrevivir y nosotros tenemos que hacer las veces del mismo (alimento, paseo, cuidados, etc).
Aún así eso no explica mucho... Pero quizás si ponemos una mirada un poco más cruda podamos comprender el amor a los animales.
Primero pensemos que en la infancia los animales se entienden como humanos. En los dibujos animados aparecen como figuras humanas que hablan y piensan como cualquier otro. De hecho parte de la evaluación del desarrollo en los niños es a qué edad comprenden que los animales no son humanos. Inclusive en Japón esa edad se retrasa más, debido a que es común que las propagandas y carteles en la calle anuncian cosas para adultos pero son dibujos infantiles, como un animalito que señala el baño de mujeres u hombres, una lagartija que previene que están en obras etc. Y por supuesto el gran mundo cómic que allí tanto gusta.

...

Sergio Alonso Ramirez

Psicoanalista
http://www.psicosujeto.blogspot.com.es/ 

(texto completo dentro de la Revista Art G 2) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Google+ Followers